HISTORIA DE LA COSMÉTICA

desde la Prehistoria hasta la actualidad

Diseño de espejo para tocador llamado "Toilette de Vénus", realizado por la Real Manufactura de Porcelanas de Sèvres (Francia), en 1781, y destinado a la Gran Duquesa Maria Feodorovna de Rusia, consorte del futuro Zar Pablo I. 

Si acudimos a las primeras referencias de la historia cosmética nos encontramos que esta asociada con la medicina y las prácticas religiosas o simplemente a la higiene y el embellecimiento, finalidades actuales.

En tiempos prehistóricos los primeros humanos utilizaron materiales de plantas, animales o minerales, como lo demuestran los pequeños contenedores de huesos vaciados que han sido encontrados con pastas coloreadas hechas de grasas y óxidos de hierro o magnesio. Minerales rojos mezclados con grasa animal, pueden haber sido utilizados para proteger el cuerpo de los rayos del sol, es decir el primer protector solar.

En el Antiguo Egipto, cuna de la cosmética, la información de los cosméticos nos ha llegado de varias rutas: las narraciones de Herodotus (490-425/20 A.C.), de momias y su equipo mortuorio, de pinturas en tumbas reales y de rollos de papiros. También recientemente de la investigación llevada a cabo en Egipto y Francia por el grupo L´Oreal y Centro de Investigación y Restauración de los Museos de Francia que ha puesto de relieve la riqueza y la importancia de la cosmética y perfumes.

Tanto los hombres como las mujeres egipcios emplearon productos cosméticos, utilizaban pigmentos rojos en labios y mejillas, perfilaban sus cejas, coloreaban sus ojos y sus cabellos, así como aceites perfumados para mantener su piel flexible y tersa.

Se mencionan en las fuentes de información:

Productos para el cuidado personal. Se usaban pastas hechas con polvo de alabastro. Cleopatra empleo la leche de burra y miel para tener una piel sedosa. Caja y utensilios de maquillaje fueron encontrados en los equipos funerarios, grasas y aceites de animales o vegetales fueron utilizados, como aceite de oliva y aceite de almendras.

Productos para la higiene corporal. El jabón fue conocido por los Egipcios para la limpieza o baños rituales, se añadía al agua natron o cenizas vegetales.

Desodorantes. Se habla de bolas de incienso esenciado frotadas en el cuerpo.

Afeitado y depilación. Por razones religiosas el pelo era considerado impuro. En papiros se encontraron recetas para preparados depilatorios y en equipos funerarios pinzas para la depilación.

Cosméticos decorativos. Maquillajes fueron usados no solo para el embellecimiento si no también por razones rituales y de protección.

En los equipos funerarios se han descubierto sombras de párpados, pestañas y cejas. Los maquillajes de ojos eran negros realizados con kohl.

Maquillajes marrones utilizaban oxido de hierro en soporte de arcilla, verdes usaban malaquita, rojos hematita y óxidos de hierro mezclados con aceites.

Los ojos se protegían con el maquillaje para evitar las oftalmias provocadas por el viento, el polvo y los insectos.

Productos para el cuidado del pelo. Aceites de castor se usaban para el pelo gris o la pérdida del pelo. Peines y horquillas se han encontrado entre los materiales del equipo funerario.

La henna fue utilizada para dar al pelo un rojo brillante y la caspa fue también tratada y recogida en las recetas.

Perfumes y ungüentos perfumados. El equipo funerario de Tutankhamon incluía 350 litros de fragancia. Se conocen perfumes que utilizaban flores de lirios, mejorana y henna. La unción fue un ritual aplicado también a las estatuas de los dioses y momias.

Para los egipcios los maquillajes tenían una dimensión sagrada. Se consideraba un regalo de los dioses al hombre, según el libro de Henoc, "Azazel, Jefe de los ángeles rebeldes, fue quien se encargo de transmitir al hombre el arte de pintar el contorno de ojos con antimonio".

Según otro mito, "las lágrimas de los dioses se convertían en incienso y en abejas que fabricaban la cera necesaria para preparar el maquillaje". Para los antiguos egipcios, el hecho de llevar maquillaje expresaba la unión de los humanos con los dioses. Los sacerdotes agradecían todos los días a los dioses este regalo poniendo maquillaje en sus estatuas.

¿Por que había tantos productos?. Por su finalidad adquirieron una dimensión cosmogónica; unión de los humanos con los dioses que permitía que el mundo continuara existiendo, médica; propiedades de distintos cosméticos, y el interés diario por la imagen y el bienestar, remarcando los mejores rasgos del rostro, cuidando el cuerpo y el cabello y luchando contra los signos del envejecimiento.

"El símbolo de los perfumes era para purificar o disipar olores y apertura de la puerta al más allá".

"Los cosméticos eran un enlace con la otra vida. El libro de los Muertos, describe detalladamente los preparativos que debían efectuarse antes de que el difunto pudiera comparecer ante los dioses. Hay siete ungüentos diferentes que deben utilizarse en un orden específico para la purificación".

Los cosméticos dejados en las tumbas son esenciales para la otra vida.

Es conocido también el mito de Horus que dice que "Horus se hirió un ojo en una batalla, y utilizo Kohl para tratarlo". Existe una triple dimensión en este mito:

- médico (el khol curo el ojo del dios)
- cosmogónico (Horus sobrevivió, permitiendo que el mundo continuara existiendo)
- seducir (de belleza)

Los egipcios dominaron muchas técnicas que nadie se explica y siguen en uso actualmente:

Síntesis de los diferentes ingredientes. El khol utilizado en el maquillaje de los ojos estaba realizado con galena, sulfuro de plomo y sustancias blancas, ahora identificadas como cerusita, laurionita y fosgenita. Algunas de estas sustancias pueden encontrarse en estado natural, pero otras son el resultado de síntesis.

Formulación. Los granos de galena venían en diferentes tamaños y debieron ser cribados. Los granos grandes se usaban para jugar con el reflejo de la luz, así como efectos iridiscentes. Los granos más pequeños se utilizaban para productos negros y aceitosos.

Tratamiento técnico. El polvo de galena se calentaba con aceite en tejidos azules para conseguir un maquillaje de color diferente.

Envasado. Existían diferentes tipos de envase según los distintos productos y los usuarios (personas individuales o grupos, laicos o sacerdotes) y de etiquetas que indicaban el nombre y la naturaleza del producto.

Vasija griega para usos cosméticos del siglo VI A.C.

En Grecia la higiene corporal era una práctica habitual. Los ungüentos aparecen en la mitología griega con consideraciones sobrenaturales y propiedades mágicas. Así por ejemplo, la diosa Hera, para realzar su atractivo ante su esposo Zeus "Primero limpió con ambrosía toda la impureza de su cuerpo deseable y lo ungió con untuosos aceites, que exhalaban un delicioso olor (Homero, Iliada, XIV.170.173)".

En Roma, Galeno creo la fórmula de la primera crema que se utilizaría siglos más tarde como la cold cream.

Los ungüentos utilizados podían tener aplicación como medicamentos y cosméticos para la preservación y cuidado de la piel. Celso (S.I.D.C.) escribió que la consistencia de los ungüentos era blanda y se aplicaban sobre la piel intacta.

Se recomendaban ungüentos para ciertas patologías cutáneas y hay evidencias que también se ocupaban de los problemas cosméticos. Celso reconoce "Es casi una necesidad tratar de curar los barros, las pecas y las efélides, pero no se puede privar a las mujeres del cuidado de su persona (Celso, Lib VI, 5)".

En la Edad Media debido a la influencia del cristianismo, los ungüentos cosméticos caen en desuso, solo el mundo musulmán mantiene viva la cosmética, enriqueciéndola con esencias orientales de fuertes aromas.

En los conventos se guardaron fórmulas cosméticas como la Hildegarda de Bingen (S.XII) para embellecer la cara a base de tila, romero, serpol, tomillo e hinojo, o la de los monjes cartujos llamada acqua mirabilis, antecesora de la actual agua de colonia.

Hacia el año 1000, Avicena consiguió aislar los aceites esenciales de las plantas por medio de las destilaciones, lo que facilitó el comercio y el transporte de las sustancias cosméticas. Para mejorar el aroma se añadían algunas sustancias animales, estas en estado natural son malolientes, pero profundizan, mejoran y resaltan los aromas principales de un perfume, los más utilizados fueron el almizcle, el ámbar, la algalia y el aceite de castor.

Los hispanomusulmanes, eran amantes de la limpieza, probablemente por la obligación religiosa de lavarse antes de orar. Después del baño, la costumbre era perfumarse. Se cuenta que "el emir Omega Alhaken I, en medio de una batalla, pidió a un paje que lo perfumará con algalia, para que en caso de morir su cabeza se distinguiera de las de sus soldados".

Las mujeres se pintaban las uñas con alheña y mascaban goma perfumada para aromatizar el aliento.

En el siglo XIV Henri de Mondeville, médico normando escribió un tratado en el que separaba y distinguía el tratamiento médico de los problemas patológicos de la piel con los cosméticos de finalidades estéticas.

En el Renacimiento se volvió a la ostentación y lujo, aumentando el consumo de afeites y perfumes.

Retrato de Lady Frances Cotton de Boughton Castle, según el pintor Robert Peake.

En la corte de Elizabeth I de Inglaterra, fueron muy populares los tratamientos a base de agua de rosas para el cabello, el ungüento de flor de saúco, la salvia para blanquear los dientes, los baños en vino, las máscaras de clara de huevo y miel para alisar las arrugas y los pétalos de geranio como rojo de labios. También utilizaban productos peligrosos como el albayalde para blanquear sus caras y cuello, rojo de labios a base de sulfuro de mercurio, sublimado de mercurio para eliminar manchas y un tinte del cabello a base de sulfuro de plomo, cal viva y agua.

Recipiente de perfume en oro, esmaltes y piedras preciosas del siglo XVI (Museo del Renacimiento, Castillo de Ecouen, Francia), que se abre en gajos igual que una naranja.

Uno de los avances más notorios de esta época fue la popularización de los perfumes en solución alcohólica, siendo la primera receta la llamada "Agua de la Reina de Hungría".

La falta de higiene era muy grande y se usaban perfumes para ocultar el mal olor, ya que no se utilizaba jabón. La elaboración de éste, conocida desde épocas anteriores, seguía desarrollándose como un arte, de manera que su escasa producción encarecía su precio y debía pagar impuestos, por lo que constituía un lujo fuera del alcance del pueblo.

Dama del siglo XVII delante de su tocador en el momento de su "Petite Toilette" (pequeño aseo), asistida por su doncella. / Abajo, fotografía de un completo neceser de maquillaje y aseo personal de 1695, procedente de la ciudad alemana de Augsburgo.



El siglo XVII puso de moda la belleza femenina, rubia de largos cabellos, que simbolizaba la virginidad, por lo que muchas damas se aclaraban el pelo con lejía. Se pintaban las cejas con sulfuro de antimonio y se blanqueaban la cara, el escote y las manos con soliman (sublimado corrosivo).

Se aplicaban colorete con carmín en las mejillas, barbilla, punta de las orejas, hombros y manos.

En este siglo se inicia en Francia lo que se convirtió en la creación de los perfumes mezclando diversos ingredientes.

El siglo XVIII se destacó por el uso abusivo de cosméticos, las mujeres sufrían la llamada "fiebre del colorete" los labios se pintaban en forma de minúsculo corazón, polvos de harina de arroz esparcidos por cuello y hombros y lunares repartidos por cara y espalda.

Set de Tocador completo realizado en porcelana de Sèvres, en 1781, para la alcoba de gala de la Zarina Maria Feodorovna de Rusia (esposa del zar Pablo I), en el Palacio de Pavlovsk (Rusia). Fue un regalo de Luis XVI de Francia a los entonces Grandes Duques de Rusia de visita oficial en Versailles, bajo el nombre de "Condes del Norte".

Todo cambió con la Revolución Francesa. Los excesos estéticos desaparecieron y no se retomaron los tratamientos estéticos hasta la llegada de Napoleón por influencia de su esposa Josefina.

Se mencionan los llamados "remedios secretos" cuya composición se desconocía, tuvieron difusión a través de la propaganda de prensa, lo que hizo que su distribución y venta fuera regulada en algunos países, en un intento de cortar los frecuentes abusos.

Se inicio la fabricación de agua de colonia a gran escala, gracias a una casualidad.

En 1.792 el hijo del regidor de Colonia recibió como regalo de boda de un monasterio, un recipiente con una muestra y la fórmula del agua de colonia que fabricaban los monjes. Entusiasmado con el producto, decidió emprender su fabricación. La llegada de las tropas francesas a la ciudad, hizo que el uso del agua de colonia se extendiese y se conociera con este nombre.

El edificio donde se fabricaba tenía el número 4711, la denominación que recibe el agua de colonia más famosa.

En el siglo XIX se suceden los avances científicos y empieza en Paris un pequeño comercio. Estos nombres aún perduran: Roger & Gallet, Pinaud, Guerlain, Bourjois.

Hubo un nuevo cambio de costumbres higiénicas y el baño volvió a practicarse. El primer jabón fue desarrollado por Procter en 1.878, este producto producía abundante espuma.

Tres tipos de envases de perfume británicos del siglo XVIII; el último frasco procede de la célebre Manufactura Wedgwood.

En los últimos 100 años ha tenido lugar el auge de la cosmética que la Industria ha utilizado poniendo en el mercado productos nuevos y variados de calidad y eficacia que han modificado los hábitos de los usuarios.

Grandes científicos han estado al servicio de la cosmética, Otswald con la teoría de las dispersiones. Sörensen con la noción del pH, Wallach con la investigación en aceites esenciales y sustancias aromáticas, Harry con el amplio uso de ingredientes y formulaciones en cosmética. Zviak padre de la peluquería científica, Navarre con la química de la cosmética, Friberg desarrolló un nuevo concepto de estabilidad basado en estructuras de cristales líquidos.

Eventos sociales, políticos y de lanzamientos, han contribuido al desarrollo científico y utilización de cosméticos.

La aparición del cine de color, la creación del make up o fond de teint, por el maquillador de Hollywood Max Factor, el esmalte de uñas y lápiz de labios, el autobronceador, el serum ......

En 1.907 el químico Eugene Schüeller fundador de L´Oreal inventó el primer tinte sintético para el cabello y en 1.936 el primer filtro solar.

En 1.944 el farmacéutico de Florida, Benjamín Green, invento un aceite solar que convirtió en el famoso Copertone.

Los productos para el bronceado de la piel hicieron su aparición en los años 50, después de que Chanel pusiera de moda el bronceado.

La primera guerra mundial tuvo un impacto significativo y supone un paréntesis en esta floreciente industria, que se recupera en los años 50.

En 1.950, sale al mercado la primera línea de cosmética masculina "Gureli".

En el mundo de los perfumes, en 1.951 Coco Chanel, encargó el mítico Chanel nº 5 al perfumista Ernest Beaux. Actualmente la industria del perfume esta dominada por los diseñadores de moda.

Las primeras marcas del mercado cosmético Guerlain, Helena Rubinstein, Elizabeth Arden, Charles of the Ritz, Nívea, L´Oreal, Antonio Puig, Mirurgia, Jeanne Piaubert, Payot, Lancome, Revlon, Max Factor y Estee Lauder, amplían la lista con Orlane, Sisley, Roc, Biotherm, Vichy, Juvena, Yves Rocher, Clarins, Aramis, Clinique, Shiseido, Kanebo, Chanel, Dior, Rochas, La Prairie, Prescriptives, Valmont, The Body Shop. ........

En los años 80 aparece el colágeno en la cosmética aunque el precursor fue un farmacéutico desconocido, Pierre Nement que desde mediados de los años 70 fabricaba y vendía una crema artesanal con este ingrediente.

El año 1.986 pasará a la historia por el de los liposomas y otros grandes descubrimientos que se utilizan en la actualidad: función barrera y lípidos en la piel, ácido hialuronico, oligoelementos, alfahidroxiacidos, antioxidantes con el empleo de vitaminas A, C y E, que suponen un gran avance frente al envejecimiento.

En la actualidad los desarrollos a nivel científico son espectaculares, se han sintetizado ingredientes conocidos con anterioridad, aparecen nuevos sistemas de liberación, se han racionalizado los tratamientos por un más exhaustivo conocimiento histológico, bioquímico y galénico, y se han logrado nuevas moléculas con efectos cosméticos espectaculares.

La disponibilidad de técnicas más precisas permiten observar alteraciones en parámetros cutáneos dando como resultado productos cosméticos con mayor eficacia.

Los grandes retos actuales y de futuro de la cosmética van en la línea de la prevención y protección de las radiaciones, con el desarrollo de los filtros, la lucha contra los radicales libres que son moléculas reactivas que se forman por acción de las radiaciones, entre otras causas, y que alteran estructuras de la piel, y la reestructuración de la capa cornea, es decir la más externa, utilización de ingredientes de origen vegetal, empleo de medios de vehiculación que hacen más efectiva la cosmética y la implantación de la cosmetovigilancia para dar mayor seguridad a los usuarios.

También está de moda el mundo marino con la utilización del colágeno animal, algas ....., y técnicas que proceden del mundo del medicamento como la biotecnología permitiendo elaborar por medio de cultivos sustancias idénticas a ingredientes naturales.

 

Fuente: Extracto de un texto de Ana Aliaga Pérez, Vocal Nacional de Dermofarmacia del CGCOF (Consejo General del Colegio Oficial de Farmacéuticos).