Cinco Estados minúsculos dispersados sobre el suelo Europeo deben su supervivencia en parte a una serie de accidentes históricos, por otra a su capacidad de escapar a la glotonería de sus grandes vecinos. La República de San Marino, con sus 61 km cuadrados, se encuentra en Italia central. En el corazón de los Pirineos, entre Francia y España, los Valles de Andorra con sus 452 km cuadrados, son gobernados por dos co-príncipes: el obispo de Urgell y el Presidente de la República Francesa -este último representando a los antiguos Condes de Foix-. El más pequeño de todos esos Estados es la Ciudad del Vaticano, con su medio kilómetro cuadrado, y sobre la cual reina el papa. Los dos otros son los principados de Mónaco y de Liechtenstein.

Liechtenstein cubre una zona de 157 km cuadrados, entre Suiza y Austria. En la Edad Media este territorio comprendía dos feudos separados: el señorío de Schellenberg y el condado de Vaduz, uno y otro formando parte del ducado de Suabia. Hacia el 1200, el condado de Vaduz pasó en heredad a la familia de Montfort, que consiguió en 1396 convertirlo en un feudo directo del Sacro Santo Imperio. Los Montfort, cuyo título principal era el de condes de Werdenberg, se aseguraron el señorío limítrofe de Schellenberg pero, en el siglo XV, los dos dominios pasaron a sus parientes los Brandis y, por éstos, a los condes de Sulz que acabaron vendiéndolos al conde de Hohenems en el año 1613.

El Conde Franz Wilhelm Rudolf von Hohenems (1636-1734), hijo del último Señor de Schellenberg y Conde de Vaduz, Jacobo-Aníbal III von Hohenems.

Durante este período, los cantones suizos al oeste del Liechtenstein actual, reforzaron su independencia y su poderío. Durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), las diversas posesiones de los condes de Hohenems fueron arrasadas y víctimas de innumerables pillajes, con lo que a finales del siglo los condes se debatían en medio de grandes dificultades financieras. En 1699, tuvo que vender Schellenberg por la cantidad de 115.000 florines y el condado de Vaduz por la suma de 290.000 florines. En ambos casos, el comprador resultó ser el Príncipe Juan-Adán I de Liechtenstein.

Juan Adán Andrea I o Hans-Adam I, Príncipe von Liechtenstein (1657-1712), Señor de Schellenberg y Conde de Vaduz a partir de 1699, tras desembolsar la bagatela de 405.000 florines.

Los Príncipes de Liechtenstein

Schloss Liechtenstein, la antigua fortaleza y castillo solariego de los Señores y luego Príncipes de Liechtenstein, no lejos de Viena (Austria).

El fundador de esta dinastía fue un tal Hugo, perteneciente a la casta de funcionarios o ministros del Sacro Santo Imperio y primer señor de Liechtenstein, que falleció en el año 1156. Su nieto Heinrich I de Liechtenstein (m.1265) se convirtió en el señor de Nikolsburg (hoy Mikulov, en Moravia). El nombre de Liechtenstein era el de un castillo situado a poca distancia de Viena, capital de Austria. Ningún miembro de la familia se distinguió realmente hasta principios del siglo XVII. Es entonces cuando Carlos I, hijo primogénito de Hartmann II, fue nombrado gobernador del reino de Bohemia por el Emperador, con la misión de devolver el país al redil del catolicismo y de ahogar el protestantismo.

El Príncipe Carlos I de Liechtenstein (1569-1627), Duque de Troppau y de Jägerndorf, Príncipe del Sacro Santo Imperio Romano Germánico y Gobernador o Virrey de Bohemia, Caballero de La Orden del Toisón de Oro.

Nada era más fácil que cumplir con esta misión mientras se hacía fortuna. A partir de entonces, Carlos I de Liechtenstein se vió agraciado con los títulos de Príncipe del Sacro Santo Imperio Romano Germánico (1608), Duque de Troppau (1613) y Duque de Jägerndorf (1623). Ese mismo año de 1623, el título principesco era igualmente concedido a sus hermanos menores Maximiliano y Gundacker. El Príncipe Juan-Adán I de Liechtenstein, que compró Vaduz y Schellenberg al arruinado Conde Jacobo-Anibal III von Hohenems, era el último descendiente varón del Príncipe Carlos I y falleció en 1712.

El Príncipe Antonio-Florián de Liechtenstein (1656-1721), sucesor de su primo Juan-Adán I en la jefatura de la Casa Principesca de Liechtenstein en 1712, y 1er Príncipe soberano de Liechtenstein en 1719, tras la erección de su señorío de Schellenberg y su condado de Vaduz en principado y bajo un mismo nombre.

Carlos VI de Austria (1685-1740), Emperador Romano Germánico de 1711 a 1740, y creador del Principado de Liechtenstein, dentro del marco del Imperio, a favor del Príncipe Antonio-Florián.

Todos sus bienes pasaron en heredad a su primo el Príncipe Antonio-Florian de Liechtenstein, heredero de Gundacker. En 1719, el Emperador Carlos VI erigió los señoríos de Vaduz y de Schellenberg en principado hereditario, dentro del marco del Sacro Santo Imperio, y bajo el nombre de Liechtenstein.

Los nuevos príncipes no cambiaron, sin embargo, sus costumbres, pasando la mayor parte de sus vidas en la corte vienesa y desempeñando un relevante papel dentro de los asuntos del Imperio. De hecho, ninguno de ellos se dio la pena de rendir visita a su flamante principado de Liechtenstein antes del año... 1842!

Joseph-Wenzel I von Liechtenstein (1696-1772), Príncipe de Liechtenstein, Duque de Troppau y de Jägerndorf, Embajador de Austria en Versailles, Mariscal de Campo y Caballero del Toisón de Oro; fue un gran mecenas y coleccionista. Retratado por Hyacinthe Rigaud.

Gran número de esos príncipes casaron con jovenes hijas de la distinguida nobleza checa. El Príncipe José-Venceslao de Liechtenstein (1696-1772), fue un distinguido diplomático -embajador del Emperador en Versailles-, y mariscal de campo durante la Guerra de los Siete Años. Este militar se interesaba notablemente a la pintura. Su sobrino-nieto el Príncipe Alois I compartió el mismo gusto por las artes; tuvo la reputación de ser un refinado conocedor y un generoso mecenas. El siguiente príncipe, Juan I, se distinguió sobretodo en los campos de batalla; combatió al emperador Napoleón en Aspern-Essling y en Wagram, siendo ascendido a comandante en jefe del Ejército Austríaco en 1809.

El Príncipe Alois I de Liechtenstein (1759-1805), gran "amateur" y coleccionista de obras de arte, y renombrado mecenas de su época; retratado en 1794.

El Príncipe Juan I o Hans I de Liechtenstein (1760-1836), Comandante en Jefe de Los Ejércitos Imperiales, veterano de las Guerras Napoleónicas.

En 1806, las conquistas de Napoleón en Europa habían provocado la caída del Sacro Santo Imperio Romano Germánico. Pese al hecho de que el Príncipe Juan I estuviera al mando de las tropas de su adversario, Napoleón no redujo, sin embargo, el principado de Liechtenstein al rango de Estado mediatizado, como lo hizo con numerosos otros pequeños estados del Imperio, y lo hizo entrar en la nueva Confederación del Rhin. Después de Waterloo, el Príncipe Juan I pudo recobrar su independencia.

El Príncipe Alois II de Liechtenstein (1796-1858); fue el primero de su dinastía en poner un pie en el Principado de Liechtenstein y en interesarse por su pequeño Estado.

El Príncipe Juan II o Hans II de Liechtenstein (1840-1929); en su largo reinado de 71 años, presenció el apogeo del Imperio Alemán y el ocaso de éste, así como el derrumbamiento de los Imperios Austro-húngaro y Ruso. Por iniciativa suya, se organizó la unión aduanera de Liechtenstein con Suiza...

Su hijo y sucesor el Príncipe Alois II, se interesó de manera más concreta a su principado, el cual entró a formar parte de la Confederación Germánica. En 1852, puso en pie una unión aduanera con Austria. En 1858, le sucedió en el trono su hijo de 18 años, el Príncipe Juan II, que gobernó el principado hasta 1929, a lo largo de 71 años! En el curso de su larga vida, Juan II vió cambiar no pocas cosas. Emitió más de una moneda: primero los Táleros de la Confederación Germánica, luego las Coronas Austríacas y, finalmente, los Francos Suizos. Fue testigo privilegiado de la grandeza y de la decadencia del Imperio Alemán, de las caídas de los imperios austríaco y ruso. Ante todas esas vicisitudes, tuvo como prioridad velar por la estabilidad de su pueblo, ayudándolo repetidas veces con sus propios recursos financieros. En 1924, organizó la unión aduanera con Suiza y falleció rodeado de la estima y del afecto de todos sus súbditos.

El Príncipe Francisco o Franz I de Liechtenstein (1853-1938), sucesor de su hermano y predecesor Hans II.

Su hermano y sucesor, el Príncipe Francisco I, fundó la Orden del Mérito. Las cinco divisiones del escudo de Liechtenstein recuerdan a cinco de los dominios de la dinastía: Silesia, Kuenring, Frisia Oriental, Rietberg y, en punta, Jägerndorf. Las armas de Kuenring se confunden fácilmente con las de Sajonia, aunque la diferencia estriba en que Kuenring ostenta tan solo 8 fajas, con el oro en jefe. La Frisia Oriental, adquirida mediante el matrimonio del príncipe Gundacker en 1604, emplea una figura poco frecuente en la heráldica: una arpía coronada, especie de águila de alas extendidas con la cabeza y busto de mujer. En el abismo del escudo, el escusón partido de oro y de gules, que son las antiguas armas de la familia von Liechtenstein.

Las Grandes Armas de los Príncipes de Liechtenstein y, por ende, del Principado Soberano.

El Príncipe Francisco-José II o Franz-Joseph II de Liechtenstein (1906-1989); consiguió preservar la neutralidad de su principado durante la IIª Guerra Mundial 1939-1945, y durante la posguerra convertirlo en un floreciente paraíso fiscal muy próspero, cosa que en la actualidad entra en conflicto con la voluntad de la UE de suprimir dichos paraísos, por favorecer la fuga de capitales. Por otro lado, la Monarquía de Liechtenstein no supone ningún gasto para sus súbditos, ya que se autofinancia por si sola gracias a su gran fortuna personal.

Francisco I murió en 1938 y le sucedió en el trono su primo (y sobrino-nieto), el Príncipe Francisco-José II, cuyo padre, el príncipe Alois, había renunciado a sus derechos hereditarios en 1923. El entonces joven soberano consiguió preservar la neutralidad de Liechtenstein durante la terrible IIª Guerra Mundial. Su ascendencia es perfectamente cosmopolita, yendo de Portugal a Polonia, con un doble aporte de Liechtenstein. Como su padre, el príncipe casó con una austríaca: la condesa Georgina Wilczek, llamada familiarmente "Gina". Sus hermanos se han casado con una hija de la alta burguesía belga y una hija del Gran-Duque de Luxemburgo. La posguerra aportó la prosperidad económica a este mini-Estado centroeuropeo, auténtico paraíso fiscal que atrae a numerosas e importantes entidades financieras extranjeras. Tras su muerte, acaecida en 1989, le sucedió en el trono su primogénito el Príncipe Hans-Adam II (nacido en 1945), casado con otra condesa austríaca: Maria-Aglaé Kinsky. El matrimonio principesco tuvo 3 hijos varones y una hija, siendo el príncipe heredero Alois (nacido en 1968), casado desde 1993 con la princesa Sofía en Baviera.


El Príncipe Hans-Adam II de Liechtenstein (n.1945) es, desde 1989, el soberano del diminuto principado centroeuropeo y un avezado hombre de negocios.

Cronología de los reinados de los Príncipes soberanos de Liechtenstein

Dinastía de Liechtenstein

-Carl I, 1569-1627, Príncipe de Liechtenstein de 1608 a 1627, Virrey de Bohemia

-Carl II Eusebius, 1611-1684, Príncipe de Liechtenstein de 1627 a 1684

Compra del Señorío de Schellenberg y del Condado de Vaduz en 1699

-Hans-Adam I Andreas, 1657-1712, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1684 a 1712 (muerto sin descendencia)

Reunión de Schellenberg y de Vaduz en Principado Soberano de Liechtenstein en 1719 / Liechtenstein entra a depender directamente del Sacro Santo Imperio Romano Germánico.

-Anton-Florian I, 1656-1721, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1712 a 1721

-Joseph I Hans-Adam, 1690-1732, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1721 a 1732

-Hans-Nepomuk I Carl, 1724-1748, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1732 a 1748 (muerto sin descendencia)

-Joseph-Wenzel I, 1696-1772, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1748 a 1772 (muerto sin descendencia)

-Franz-Joseph I, 1726-1781, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1772 a 1781

-Alois I, 1759-1805, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1781 a 1805

Liechtenstein entra en la Confederación del Rhin en 1806 / Recobra su independencia y soberanía en 1815.

-Hans I, 1760-1836, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1805 a 1836

-Alois II, 1796-1858, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1836 a 1858

1842: los Príncipes de Liechtenstein visitan por 1ª vez su principado.

Ingreso de Liechtenstein en la Confederación Germánica / Unión aduanera de Liechtenstein con el Imperio Austro-Húngaro, 1852.

-Hans II, 1840-1929, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1858 a 1929 (muerto sin descendencia)

Iª Guerra Mundial 1914-1918 / Caída del IIº Reich Alemán, 1918 / Unión aduanera con Suiza, 1924.

-Franz I, 1853-1938, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1929 a 1938 (muerto sin descendencia)

IIª Guerra Mundial 1939-1945 / Liechtenstein consigue mantener su neutralidad.

-Franz-Joseph II, 1906-1989, Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1938 a 1989

-Hans-Adam II, 1945-...., Príncipe de Liechtenstein, reinado de 1989 a 2005 (abdica en su hijo)

-Alois III, 1968-...., Príncipe de Liechtenstein, reinado de 2005 a ....