LUISA-AUGUSTA DE DINAMARCA
DUQUESA DE SCHLESWIG-HOLSTEIN-SONDERBORG-AUGUSTENBORG
1771 - 1843


La Princesa Espúria

La Princesa Luisa-Augusta de Dinamarca y de Noruega (1771-1843); retratada por Jens Juel en 1784.

Luisa-Augusta de Oldenborg, Princesa Real de Dinamarca y de Noruega, nació el 7 de julio de 1771 en el Castillo Real de Hirschholm (Hoersholm) y falleció el 13 de enero de 1843 en el Palacio Ducal de Augustenborg.

Litografía dieciochesca del Castillo Real de Hirschholm, en Hoerscholm, lugar de nacimiento de la Princesa Luisa-Augusta en 1771, durante una estancia de la corte danesa.

Era, oficialmente, hija del rey Christian VII de Dinamarca y de la reina Carolina-Matilde de Gran-Bretaña e Irlanda. Sin embargo, es a día de hoy, considerada como la hija bastarda nacida de los amores de la reina con el conde Johann Friedrich von Struensee, médico del rey y su primer ministro de facto en el momento de su nacimiento. En cualquier caso, su nacimiento originó un grave escándalo en la corte danesa, al estar la Familia Real al tanto de los devaneos de la reina Carolina-Matilde con Struensee. Es sabido que en la corte se le conocía y nombraba desdeñosamente con el apodo de "la Petite Struensee" (la Pequeña Struensee).


La Princesa Luisa-Augusta, retratada en 1771 por el artista Sturz; se la denominaba entonces "La Pequeña Struensee" en la corte danesa, clara alusión a la sospechosa paternidad de la niña...

La Huérfana Real


En este cuadro histórico decimonónico, queda plasmado una escena familiar curiosa: la reina Carolina-Matilde, sentada, vestida de rojo y con su hija Luisa-Augusta en su falda; ésta juguetea con un abanico sostenido por el conde Johann Friedrich von Struensee enternecido, mientras al otro extremo de la estancia palaciega, el rey Christian VII ve la escena sentado desde su sillón...

Nacida en julio de 1771, su supuesto padre natural, Struensee, fue arrestado la misma noche del primer baile de máscaras celebrado en el Palacio Real de Christiansborg, en Copenhague, que inauguraba la temporada invernal de la corte, la madrugada del 17 de enero de 1772. Fue el punto clave del golpe de palacio orquestado por la Reina-Viuda Juliana-María de Dinamarca, viuda de Federico V y madrastra del rey Christian VII, y por su hijo el Príncipe Hereditario Federico, medio-hermano de este último, deseosos de acabar con el valido real y sus reformas liberales, y hacerse con el timón del Estado.

La misma madrugada, la reina Carolina-Matilde fue arrestada en su propia alcoba y, junto con su amante Struensee y el conde Enevold Brandt, mano derecha y amigo del primer ministro (acusado de maltratar, humillar y retener encerrado al rey en sus aposentos), fueron trasladados a la cárcel del Castillo-fortaleza de Kronborg, en Helsingor. Los tres ilustres presos fueron interrogados y condenados por un tribunal extraordinario a diversas condenas, al encontrarlos culpables de crimen de lesa majestad y de usurpación de la autoridad real:

Struensee y Brandt fueron trasladados a la fortaleza de Kastellet, sometidos a tormento sobre ruedas, molidos a palos, amputadas sus manos derechas, decapitados, destripados y sus cuerpos descuartizados y luego incinerados el 28 de abril de 1772. En cuanto a la reina Carolina-Matilde, ésta acusada de adulterio, fue repudiada por Christian VII, su matrimonio disuelto, privada de la patria potestad y deportada a Hannover, posesión de su hermano el rey Jorge III de Gran-Bretaña e Irlanda, el 28 de mayo de 1772 para ser finalmente encerrada de por vida en el castillo de Celle, donde fallecería de fiebre escarlata en 1775.


Carolina-Matilde de Gran-Bretaña e Irlanda (1751-1775), Reina de Dinamarca y de Noruega entre 1766 y 1772.

La princesa Luisa-Augusta tenía entonces 6 meses cuando, por un golpe de Estado, su madre es encarcelada y deportada, y tan solo 4 años cuando llega la noticia de que ha muerto en cautividad.


Christian VII, Rey de Dinamarca y de Noruega (1749-1808); detalle de su retrato.

Privada de su madre, también lo es de su padre "oficial" el rey Christian VII, cuyos altibajos de salud y esquizofrenia impiden que se ocupe personalmente de ella. Huérfana en la práctica, la princesa espúria es educada junto con su hermano mayor el kronprins Federico, heredero del trono danés, bajo la atenta mirada de su abuelastra la reina-viuda Juliana-Maria de Brünswick-Wolfenbüttel, en el Palacio Real de Christiansborg.

-Juliana-Maria de Brünswick-Wolfenbüttel (1729-1796), Reina-Viuda de Dinamarca y de Noruega; detalle de su retrato realizado entre 1766 y 1767 por Ziesenis.


Un marido políticamente idóneo


el Conde Andreas-Peter von Bernstorff (1735-1797)

En febrero de 1779, teniendo Luisa-Augusta 8 años, el ministro y conde Andreas Peter von Bernstorff pone en pie un plan para casar a la princesa. En la medida en que su eventual hijo pudiera heredar de la corona, le pareció ventajoso casar a la princesa en el seno de la Familia Real Danesa, ofreciendo su mano al príncipe Federico-Christian, primogénito del Duque Federico-Christian I de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg (1721-1794), y de la Duquesa Charlotte de Holstein-Plön, miembros de la rama menor de la Casa Real (Dinastía de Oldenborg).


Federico-Christian II de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg (1765-1814), Príncipe Heredero de Augustenborg y marido de la Princesa Luisa-Augusta de Dinamarca...

Semejante unión iba a permitir un reacercamiento entre las dos ramas de la familia, apartar un riesgo de disensiones en el seno de la Casa Real pero también evitar una unión más que probable y temida con la Casa Real Sueca.


Luisa-Augusta de Dinamarca, Princesa Hda. de Augustenborg (1771-1843); retratada en 1785 por Jens Juel (Castillo Real de Frederiksborg).

El arreglo matrimonial fue concluído al año siguiente entre ambas partes y, en primavera de 1785, Federico-Christian de Oldenborg, Príncipe Heredero de Augustenborg, de 20 años de edad, hizo su entrada en Copenhague. El noviazgo entre él y la Princesa Luisa-Augusta fue anunciado oficialmente en la corte, y la unión religiosa se celebró un año más tarde, el 27 de mayo de 1786, en la Capilla Real del Palacio de Christiansborg.

La Duquesa de Augustenborg

La flamante pareja, casada por intereses puramente políticos, se instaló en el Palacio Real de Christiansborg junto con la Familia Real hasta que éste se incendió en febrero de 1794.



El Palacio Ducal de Augustenborg, residencia oficial de los duques de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg, al sur de Dinamarca (detalle de la fachada principal).

Habiendo fallecido el mismo año el padre del novio, convertido a su vez en duque de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg, la pareja se trasladó entonces al palacio ducal de Augustenborg, fijando allí su residencia de invierno, y disponiendo en verano de otras residencias palaciegas en la Isla de Als, en Grästen y en Gottorp. A aquel trajín, había que sumar las temporadas en que los Duques de Augustenborg residían en la corte de Dinamarca. La princesa Luisa-Augusta, siempre muy unida a su hermano Federico VI, se había convertido en el centro de las actividades de la corte danesa y merecedora del apodo de "La Vénus de Dinamarca".

Luisa-Augusta de Dinamarca, Duquesa de Augustenborg (1771-1843) -imagen superior- y su marido, Federico-Christian II, Duque de Augustenborg (1765-1814), -en la imagen inferior- retradados en dos lienzos emparejados.


Luisa-Augusta y Federico-Christian II de Augustenborg tuvieron tres hijos:

-Carolina-Amelia (1796-1881), que sería a la postre reina de Dinamarca en 1839, al casarse en 1815 con su primo el futuro rey Christian VIII, hijo del Príncipe Hereditario Federico de Dinamarca y nieto del rey Federico V, anteriormente divorciado en 1810 de la Princesa Carlota-Federica de Mecklenburg-Schwerin.


Carolina-Amelia de Augustenborg (1796-1881); Princesa Hda. de Dinamarca al casarse en 1815 con el futuro rey Christian VIII / retrato fechado en 1816.

-Christian-Augusto (1798-1869), Duque de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg a la muerte de su padre y protagonista de la querella de los ducados de Schleswig-Holstein en los años de 1850-1860. Casaría en 1820 con la Condesa Louisa-Sophie Danneskjold-Samsöe (1797-1867), pariente de la Casa Real Danesa y descendiente de un bastardo real.

-Federico Emilio Augusto (1800-1865), Príncipe de Nör; casaría en 1829 con la Condesa Henriette Danneskjold-Samsöe (1806-1858). Ambos padres de:

-Federico Christian Carlos Augusto (1830-1881), Príncipe de Nör y de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg.

-Luisa Carolina Enriqueta Augusta (1836-1866), Condesa de Nör.

Las ambiciones dinásticas de su marido fueron el orígen de las desavenencias entre él y el hermano de Luisa-Augusta, el rey Federico VI de Dinamarca. Las amargas discusiones entre cuñados giraron, sobretodo, entorno a la relación entre los ducados de Schleswig y de Holstein y el reino de Dinamarca.


Luisa-Augusta de Dinamarca, Duquesa de Augustenborg, en un retrato de Jens Juel fechado en 1801.

Muy cercana a su hermano, al que quería por encima de todo, Luisa-Augusta nunca dejó de serle leal a él como a los intereses de la Monarquía Danesa. No escatimó esfuerzos, a partir de 1810, para poner un término a las tentativas de su marido de ser designado heredero del trono sueco, rivalizando con su cuñado en la carrera por la sucesión del rey Carlos XIII de Suecia.


Retrato del Príncipe Christian-Augusto de Augustenborg, Kronprins de Suecia bajo el nombre de "Carlos-Augusto" y adoptado por Carlos XIII de Suecia como su sucesor en el trono.

Y es que el hermano menor de Federico-Christian, el Príncipe Carlos-Augusto de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg, ex-virrey de Noruega a cuenta del rey de Dinamarca, había sido designado, en 1810, Príncipe Heredero de Suecia (kronprins) por el Parlamento Sueco y para suceder al viejo rey Carlos XIII, sin hijos. Pero, al poco de instalarse en Suecia, cayó fulminado por una apoplejía mientras pasaba revista a las tropas de Escania, reabriendo el delicado problema sucesorio sueco. La disputa entre presuntos herederos y pretendientes a la Corona Sueca cesó cuando Carlos XIII adoptó al mariscal francés Charles Jean-Baptiste Bernadotte, Príncipe de Pontecorvo, con el beneplácito del emperador Napoleón.

Por culpa de las ambiciones del duque, la pareja acabó por romperse y Federico-Christian II intentó limitar la influencia de su esposa sobre el futuro de sus hijos. Pero sus intentos de ningunearla se pararon en seco cuando, el 14 de junio de 1814, fallece repentinamente.

Libre por fin, Luisa-Augusta siguió con su vida dedicada a sus hijos y nietos hasta su muerte, acaecida en su residencia de Augustenborg en 1843.


La Duquesa-Viuda Luisa-Augusta de Augustenborg, retratada en su madurez, en 1835.

Datos de Interés

La escritora danesa Maria Helleberg ha escrito una novela histórica basada en la vida de Luisa-Augusta, titulado "Hija del Amor" (Kaerlighedsbam), que ha inspirado una posterior exposición temática sobre la vida de la princesa en el Museo-Castillo de Rosenborg.

De entre los actuales soberanos reinantes europeos, se cuentan al rey Carlos XVI Gustavo de Suecia, a Constantino II de Grecia (ex-rey de los Helenos) y a su hermana Sofía, reina consorte de España como descendientes directos de Luisa-Augusta.

Relaciones Familiares Curiosas

Los Condes de Danneskjold-Samsoe (o Danneskiold-Samsöe), nombres y títulos creados especialmente para los bastardos de los soberanos daneses de la dinastía de Oldenborg, desde el rey Christian IV, proceden en parte de Ulrik-Frederik Gyldenlove, Conde de Laurvig (1638-1704), célebre general y virrey de Noruega, hijo bastardo del rey Federico III de Dinamarca y de Noruega y de Margrethe Pape, y de la Condesa Antoinette von Aldenburg-Knyphausen, miembro de la alta nobleza germana.

Gyldenlove se casó en tres ocasiones, los dos primeros acabando en divorcio, y se le atribuyó una historia de amor con el conde Peder Griffenfeld, el mismo estadista que llegó a ser el primer ministro de Dinamarca.


Ulrik-Frederik Gyldenlöve, 1er Conde de Laurvig (1638-1704); hijo bastardo de los amores del rey Federico III con Margrethe Pape, fue Virrey de Noruega y el más célebre general de su época...

A través de su hija, la condesa Charlotte-Amelie de Danneskiold-Laurvig (1682-1699) y de la hija de ésta, su nieta la condesa Frederikke-Louise de Danneskiold-Samsoe, Ulrik-Frederik Gyldenlove se convirtió en el antepasado de los Duques de Augustenborg.

Christian Gyldenlöve, 2º Conde de Samsöe (1674-1703); hijo bastardo del rey Christian V de Dinamarca y de Sophie-Amelie Moth, 1ª Condesa de Samsöe.

Por otro lado, Christian Gyldenlove, Conde de Samsoe (1674-1703), hijo natural del rey Christian V de Dinamarca y de su amante Sophie-Amelie Moth, contrajo matrimonio con su prima la condesa Charlotte-Amelie de Danneskiold-Samsoe en 1696. La rama Danneskiold-Laurvig se extinguió por línea de varón en 1783 y el condado de Laurvig, heredado por las mujeres del mismo linaje, iría a parar a manos de la familia Ahlefeldt, de la alta nobleza danesa.

En 1786, François-Xavier Joseph Gyldenlove, 2º Conde de Loevendal, tataranieto del célebre Ulrik-Frederik Gyldenlove, obtuvo la patente para llevar el nombre y título condal de Danneskiold, aunque su linaje se extinguió a su vez en 1829.

La primera boda del conde Christian tan solo produjo hijas, pero la descendencia de su segundo matrimonio con Dorothea Krag, con hijos varones, pudo suceder en el título condal de Samsoe. El linaje sigue existiendo hasta nuestros dias y conocido como "Condes de Danneskiold-Samsoe".

Todos los Danneskiold, desde 1829, descienden del rey Christian V de Dinamarca y de Sophie-Amelie Moth (1654-1719) 1ª Condesa de Samsoe desde 1677, y fueron elevados por dicho rey al rango de condes y condesas del feudo de Samsoe (lensgreve/lensgrevinde til Samsoe), apellidándose Gyldenlove (en Danés significa "León de Oro" o "León Dorado") y casados en la alta nobleza danesa y germana.



Sophie-Amelie Moth, 1ª Condesa de Samsöe (1654-1719)

La hija de Christian Gyldenlove y de Charlotte-Amelie de Danneskiold-Laurvig, condes de Samsoe, la condesa Frederikke-Louise de Danneskiold-Samsoe (1699-1744) casaría con Christian-August de Schleswig-Holstein-Sonderborg, duque de Augustenborg (1696-1754). De ambos desciende pues el que fue marido de la Princesa Luisa-Augusta de Dinamarca, el Duque Federico-Christian II de Schleswig-Holstein-Sonderborg-Augustenborg.