LUIS XVI
REY DE FRANCIA & DE NAVARRA
1754 - 1793

FICHA TÉCNICA:

-Nacido el 23 de agosto de 1754, en el Palacio Real de Versailles.

-Hijo de: Luis Fernando, Delfín de Francia, y de la duquesa María-Josefa de Sajonia, Princesa Real de Polonia.

-Proclamado Duque de Berry a su nacimiento.

-Proclamado Delfín de Francia (Heredero del Trono), el 20 de diciembre de 1765, en el Castillo Real de Fontainebleau.

-Casado el 16 de mayo de 1770, en Versailles, con la archiduquesa María-Antonieta de Austria-Lorena, Princesa Real de Hungría y de Bohemia.

-Hijos habidos =>
-María-Teresa "Madame Royale", 1778-1851.
-Luis, Delfín de Francia, 1781-1789.
-Luis Carlos, Duque de Normandía, 1785-1795; Delfín de Francia en 1789 (futuro Luis XVII).
-Sofía, "Madame", 1787-1787

-Proclamado Rey de Francia y de Navarra, el 10 de mayo de 1774.
-Coronado el 11 de junio de 1775, en la catedral de Reims.
-Depuesto el 21 de septiembre de 1792, en París.
-Ejecutado el 21 de enero de 1793, en París.

El Príncipe Luis-Augusto de Francia

el Príncipe Luis Augusto de Francia, Duque de Berry (1754-1793); retratado en su adolescencia por Louis-Michel Van Loo, antes de convertirse en el heredero del trono galo -Museos de Versailles y de Trianon-.
El que no pareció destinado a reinar, al tener por delante a dos hermanos mayores, fue este joven príncipe que nació el 23 de Agosto de 1754, tercer hijo varón del piadoso Delfín Luis Fernando de Francia (1729-1765) y de la Duquesa Maria-Josefa de Sajonia, Princesa Real de Polonia (1731-1769) -segunda esposa del Delfín, que había enviudado en 1746 de la Infanta de España Maria-Teresa de Borbón-, casados desde el 9 de Febrero de 1747.

Luis Fernando, Delfín de Francia (1729-1765); el presunto heredero del Trono de Francia, único hijo varón superviviente de Luis XV y de María Leszczýnska, contrajo matrimonio en dos ocasiones: primero con la infanta española Maria-Teresa Rafaela de Borbón y luego con la princesa polaca Maria-Josefa de Sajonia, que le dió ocho hijos...

Bautizado con el "agua de socorro" con los nombres de Luis Augusto de Francia, Duque de Berry, nada más nacer, figuraba en el 4º puesto del orden sucesorio, precedido por su padre y sus dos hermanos, los duques de Borgoña y de Aquitania. Este último falleció el mismo año en que nació Luis Augusto. Tras él nacieron: Luis-Estanislao, Conde de Provenza y Duque de Anjou (1755-1824) -futuro rey Luis XVIII-, Maria-Clotilde (1756-1802) que sería a la postre reina de Piamonte y de Cerdeña, Carlos-Felipe, Conde de Artois y Duque de Angulema (1757-1836) -futuro rey Carlos X-, y finalmente Elisabeth (1764-1794), titulada "Madame".

el Príncipe Luis-Estanislao de Francia, Conde de Provenza y Duque de Anjou (1755-1824); cuarto hijo varón de los Delfines Luis-Fernando y Mª Josefa de Sajonia, y el 4º en la línea sucesoria al trono de Francia, después de Luis-Augusto... Brillaba por su gran intelecto, su nivel cultural y sus aptitudes políticas, convencido de que él era mejor que su hermano mayor. Toda su vida ambicionó el trono y solamente lo consiguió a la edad de 59 años, de manera efectiva y después de vivir una revolución sangrienta, una república corrupta, un consulado dictatorial y un imperio que dividió a los franceses en tres bandos.

el Príncipe Carlos-Felipe de Francia, Conde de Artois y Duque de Angulema (1757-1836); el hermano menor de Luis-Augusto y Luis-Estanislao, y quinto nieto varón del rey Luis XV. Fue el mejor amigo de su cuñada María-Antonieta: era frívolo, ligero, despreocupado, derrochador, altivo y superficial pero también espontáneo, noble, generoso, espléndido, caballeroso y travieso. Su pasión por la vida militar fue truncada desde el principio por los ministros, convirtiéndolo en un joven mundano, condenado a la inactividad, que jugaba y se endeudaba... Andando el tiempo, llegaría a ceñir la corona de Francia y a perderla.

La Princesa Maria-Clotilde de Francia (1759-1802) "Madame Clotilde"; la rechoncha hermana del duque de Berry y de los condes de Provenza y de Artois entró tempranamente en el ajedrez político de las alianzas: su abuelo acordó su mano a un príncipe de la Casa de Saboya que iba a convertirse en rey de Cerdeña y de Piamonte, al tiempo que la corte saboyana entregaba gustosamente a dos de sus princesas para los nietos menores de Luis XV.
Luis-Augusto, junto con sus 5 hermanos, crece bajo el cuidado de la Condesa de Marsan, Aya de los Infantes de Francia y viuda de un miembro de la Casa Principesca de Lorena (por ende, primos de la Casa Imperial de Habsburgo-Lorena de Austria); ella misma es una prima lejana de los nietos del rey Luis XV de Francia, ya que nacida Marie-Louise de Rohan-Soubise, su genealogía emparenta con la de la Casa Real Francesa por Margarita de Rohan, abuela del rey Francisco I de Francia, y por su matrimonio, mediante la reina viuda de Escocia María de Lorena-Guisa (madre de la célebre reina María I Estuardo de Escocia, la decapitada antepasada de Enriqueta-Ana de Inglaterra y de Escocia, cuñada del rey Luis XIV). Su propio hermano, el Príncipe de Soubise y Duque de Rohan-Rohan, es mariscal de Francia y el mejor amigo personal del rey Luis XV.
La Muerte del hermano mayor


el Príncipe Luis José Javier de Francia, Duque de Borgoña (1751-1761); el primogénito de los Delfines de Francia y 2º en el puesto sucesorio al trono galo, era el "niño bonito", el preferido y prometedor retoñocuya vida la Muerte segó a temprana edad...

El Duque de Borgoña, Luis José de Francia, es un primogénito brillante, muy precoz para la edad que tiene y, desde luego, a decir de sus tutores, muy prometedor. En cambio, el Duque de Berry (Luis-Augusto), aunque se distingue por su gran inteligencia, no parece estar interesado en demostrar a su entorno hasta dónde puede llegar. Se muestra más bien secreto, callado, algo taciturno. Si no es el centro de atracción de los aduladores, desde luego eso no quiere decir que valga menos que su hermano mayor. Sus padres le convierten en el "juguete" del Duque de Borgoña cuando éste enferma de tuberculosis. A consecuencia de una estúpida a la par que anodina caída, el "preferido" cojea de una pierna y se descubre que tiene una hinchazón en la cadera; el diagnóstico de los galenos revela que tiene una bolsa de pus en el cuello del fémur. Los médicos de Su Cristianísima Majestad se ponen de acuerdo con los cirujanos reales: hay que operar.

Al estóico paciente de tan solo 8 años de edad, se le administra por via oral una dosis de Laudanum (mezcla acuosa de miel y opio) a modo de calmante antes de ser intervenido. Se le practica una incisión en la pantorrilla con 3 dedos de profundidad para llegar hasta la bolsa de pus. El Duque de Borgoña soporta sin rechistar la 2ª fase de la intervención quirúrgica, cuando le rascan el hueso con el instrumental. Ignorando aún los cirujanos lo que era la esterilización de los instrumentos de operación, la susodicha intervención no hizo otra cosa que activar una infección galopante. A menudo acostado por estados febriles, el príncipe acabaría en una silla de ruedas hasta su muerte. El mal derivado de la intervención, acabaría por llegar hasta los pulmones del infante, ocasionando una tisis fatal. Peor aún, contagia a su hermano, el Duque de Berry, y ambos escupen sangre.

La Delfina de Francia, Maria-Josefa de Sajonia (1727-1767) con su primogénito Luis-José Javier, Duque de Borgoña (1751-1761); detalle de un retrato al pastel.

El fatal desenlace no se hace esperar demasiado: el Duque de Borgoña fallece la primera noche de la Primavera de 1761, antes de cumplir su décimo cumpleaños (17 de marzo de 1761). Su cadáver sería llevado al Panteón de los Reyes en la abadía de Saint-Denis, donde se reúne con sus tres predecesores: su hermano el Duque de Aquitania, fallecido en 1754, su hermana María-Zefirina y su medio-hermana Maria-Teresa (fallecida en 1746).


En cuanto al pobre Duque de Berry, se salva milagrosamente de la tumba. Sus padres, demasiado dolidos por la muerte del hijo predilecto, hacen pagar al superviviente el hecho de no haber fallecido él en lugar del Duque de Borgoña, con sus soberanas miradas de reproche. La única persona de la Familia Real que parece otorgarle importancia y cariño, es la Princesa Adelaida, su tía, la voluntariosa y dominante hija del rey Luis XV. El acercamiento responde, sin duda, a que Adelaida se reconoce en su sobrino en muchos aspectos: carácter, inteligencia, brusquedad,...

La Princesa María Adelaida de Francia, "Madame Adelaida" (1732-1800), retratada por Louis Michel Van Loo. La Tercera hija de los reyesLuis XV y María Leszczýnska se distinguía por su comportamiento hombruno, su brusquedad viril, su natural bondad y desinterés,y su absoluta falta de florituras en el lenguaje, desentonando en el dorado marco versallesco: llamaba a las cosas por su nombre, con una franqueza desconcertante. Despreciaba el ingenio sibilino de Versailles, las gráciles maneras y las hipocresías enmascaradas tras la buena educación. Era una artista aprisionada en un cuerpo de princesa: esculpía y pintaba, tocaba varios instrumentos, y pasaba por la "original" de la familia; pese a sus defectos, su padre sentía adoración por ella aunque ésta le echase en cara su pública conducta con sus amantes y favoritas; y cada mañana éste le llevaba el café a su apartamento para desayunar con ella. Adelaida se sentía tremendamente unida a su sobrino Luis-Augusto, en el que se veía reflejada tanto en el carácter como en el comportamiento y aficiones...

El joven Gran-Maestre de las Ordenes Reunidas de San Lázaro y de Nuestra Señora del Monte-Carmelo

El abuelo, Luis XV, quiso entonces reparar la ofensa "paterna" y compensarla, distinguiendo a su nieto Luis-Augusto con su real favor, otorgándole la Gran Maestría de la Noble Orden de San Lázaro y de Nuestra-Señora del Monte-Carmelo (una orden de caballería que remontaba a los tiempos del rey Luis VII y que fue regularizada por Francisco I en 1516, aunque fue fundada antes de que se crease el reino franco de Jerusalén), y cuya administración recaía sobre el Conde d'Argenson, Comendador de las Ordenes Reunidas de San Lázaro y de Nª Sra. del Monte-Carmelo hasta 1764. Sin duda figuraba como la orden de caballería más exigente del Reino: exigía a un caballero postulante que demostrara 4 generaciones nobles por ambas partes (paterna y materna), a fin de poder ingresar en ella. Si la Real Orden del Espíritu Santo exigía 3 generaciones, las Ordenes de San-Luis y de San-Miguel no exigían prueba alguna.


Philippe de Courcillon, Marqués de Dangeau (1638-1720); este cortesano de Luis XIV célebre por las "Memorias" que dejó escritas a la posteridad, fue Gran Maestre de la Orden de San Lázaro y de NªSra. del Monte-Carmelo, tal y como lo retrató en este lienzo el virtuoso artista perpiñanés Hyacinthe Rigaud...

Físico, carácter y ascendencia del Duque de Berry

El joven Duque de Berry aparece físicamente distinto a su hermano y predecesor fallecido. Amplia frente que indica inteligencia, cejas espesas pero bien dibujadas son signo de curiosidad, su mirada de un azul claro señala su interés por todo lo que le rodea. Tiene una boca de labios carnosos, amables, en cereza, el mentón pronunciado y la nariz aún poco borbonizada. De él se desprende, sin lugar a dudas, una precoz seriedad. Sin duda tiene más aspecto de príncipe sajón que francés, físicamente hablando. Es un rubio de mirada desvahida igual que su abuelo materno, el rey Augusto III de Polonia, Elector de Sajonia. De su tía, la hombruna Princesa Madame Adelaida, ha heredado la franqueza, una carencia de porte majestuoso, de gracia y de maneras delicadas que chocan frontalmente con la natural y regia distinción de su abuelo paterno el rey Luis XV y del resto de la Familia Real Francesa.

Tanto él como su tía son los "bichos raros", las ovejas negras del Clan Borbón. Ambos son un tanto torpes en sus gestos, pero no parecen preocuparse por esas nimiedades tan comentadas en la corte. Sus bruscas maneras recuerdan a las del admirado antepasado: el rey Enrique IV de Francia y de Navarra. A fin de cuentas, Luis-Augusto podía afirmar, sin mentir, que tanto el rey Enrique IV como el frío emperador alemán Carlos V eran cinco veces cada uno sus antepasados; como decir que todas las consortes regias, nacidas princesas extranjeras, contaban todas y repetidas veces con antepasados franceses en su árbol genealógico (excepto la reina María Leszczýnska, esposa de Luis XV, polaca por los cuatro costados).

El Duque de Berry es sajón por su madre, polaco por su abuela paterna, saboyano por su bisabuela, bávaro por su tatarabuela MªAna Victoria Cristina de Baviera, esposa del Gran-Delfín, y puestos a remontar más lejos aún, por su antepasada Isabeau de Baviera, consorte del rey Carlos VI "el Loco". También es austríaco y español por dos veces consecutivas y mediante las reinas Ana y Maria-Teresa de Austria, Infantas españolas y consortes de Luis XIII y Luis XIV respectivamente. Toscano por María de Médicis, segunda consorte de Enrique IV, navarro por la reina Juana III de Albret, anglo-escocés por Carlos I de Inglaterra y María I de Escocia, bretón por Ana de Bretaña esposa de Luis XII, alemán y milanés por María de Clèves y Valentina Visconti, luxemburgués-flamenco-borgoñón-portugués por sucesivas reinas de Francia y princesas de la Casa de Borbón, incluso castellano-aragonés por Isabel de Aragón y Blanca de Castilla, consortes respectivas de Felipe III y Luis VIII... hasta tiene unas gotas de sangre rusa por Ana de Kiev, consorte de Enrique I.

El omnipotente Duque de Choiseul mismo, contaba entre sus antepasados a una hija del rey Luis VII.



(Continuará)