HONORÉ-GABRIEL DE RIQUETTI

4º MARQUÉS DE MIRABEAU

1749 - 1791


el hijo pródigo

Nacido en el castillo de Le Bignon, cerca de Nemours (Gâtinais), llevó en primera instancia y en vida de su padre, el título de "Conde de Mirabeau". Hombre político francés, diputado de la Constituyente, Mirabeau era fruto del matrimonio de Victor de Riquetti, 3er Marqués de Mirabeau (1715-1789), un filósofo y economista discípulo de Quesnay, propagandista de la fisiocracia y autor de "El Amigo de los Hombres" (1756), y partidario de una adaptación de la nobleza a los nuevos tiempos, y de Marie-Geneviève de Vassan, baronesa de Pierre-Buffière. Marcado por la viruela a los 3 años de edad, mal curada, dejará huellas imborrables en su rostro afeándole de por vida, y nació con un pie torcido; fue un gran orador dotado de una voz de estentor cuya popularidad se impuso en toda Francia. Tuvo una inteligencia y una memoria fuera de lo común.


Victor de Riquetti, 3er Marqués de Mirabeau (1715-1789), apodado "El Amigo de los Hombres" por su obra, y padre del famoso tribuno...

En 1767, ingresa en el Ejército, pero su padre rehusó comprarle un cargo y, en consecuencia se dedicó a acumular deudas. Tras una intriga con la amante de su coronel de regimiento, se fugó a París siendo prontamente arrestado y encarcelado en la Isla de Ré. Rápidamente liberado, tomó parte en la expedición de la Isla de Córcega para luchar contra el sublevado general corso Paoli. En 1771, fue recibido en la corte de Versailles, pero la abandonó tras una grave trifulca con su padre. En 1772, contrajo matrimonio con Emilie de Marignane, hija del marqués de Marignane, sin dote pero con "esperanzas" de heredar a la muerte de su madrastra. Especulando sobre la posible herencia, Mirabeau llegó a endeudarse escandalosamente al llevar una vida de sátrapa en Aix, por lo que su padre interpuso una demanda de prohibición contra él ante los jueces, siendo nuevamente encarcelado en el castillo de If.

...y con él llegó el escándalo

Liberado pero asignado a residencia, por carta sellada, en Manosque, se fuga a Grasse para reunirse con su hermana, la Marquesa de Cabris. Allí, por queja interpuesta por un notable local con el que se había batido en duelo, fue perseguido por su padre y transferido al fuerte de Joux (Franco-Condado). Beneficiario de un régimen de semi-libertad gracias al gobernador, Monsieur de Saint-Mauris, frecuentó los salones y cayó prendado de la marquesa Sophie de Monnier, joven esposa del quincagenario presidente de la corte de cuentas de Dôle. En aquella época escribió su ensayo sobre el despotismo, de cuyo texto importa retener estas líneas:

"(...) el despotismo es una manera de ser, horrenda y convulsiva. El deber, el interés y el honor ordenan resistir a las órdenes arbitrarias del monarca, y de arrancarle el poder con cuyo abuso puede destruir la libertad, si no existen recursos para salvarla (...). El rey es un asalariado, y el que paga tiene el derecho de despedir al que es pagado."

Pese al anonimato, Mirabeau fue prontamente descubierto y huyó a Pontarlier para esconderse. Desde allí, siguió a Sophie de Ruffey, marquesa de Monnier, a Dijon, donde se había retirado junto a su familia tras abandonar a su marido. Allí fue arrestado y solicitó la ayuda de los ministros Conde de Saint-Germain y Malesherbes, que le fueron favorable. Pero su padre pidió su internamiento en Lyon, luego en Doullens en Picardía.

Nuevamente huído, se refugia en Suiza, en Ginebra y luego en Thonon, en medio de una rocambolesca peripecia y en compañía de su hermana. De vuelta a Francia, se refugiaron ambos en Lyon, luego en Lorgues. Pero Mirabeau acabó por cruzar nuevamente la frontera para reunirse con Sophie de Monnier, y embarcó para Holanda, donde fue recibido por los miembros de la Logia "La Bien-Amada" de Amsterdam, y en el seno de la cual desaconsejaba la integración de gente de nula importancia y poder adquisitivo mediante su "Plan de Reorganización de la Franc-Masonería". Fue igualmente autor de un pamfleto "Aviso a los Hessianos" en el que denunciaba las deportaciones de los alemanes a las colonias norteamericanas, por el soberano de Gran-Bretaña, durante la guerra, y que eran vendidos por sus príncipes.

Tras una violenta polémica con su padre, Mirabeau fue nuevamente perseguido y condenado a ser decapitado, por la corte de justicia de Pontarlier, y a pagar una multa de 40.000 libras por "rapto" al marqués de Monnier. La pobre Sophie de Ruffey fue condenada a reclusión perpétua en un correccional, y su contrato matrimonial anulado. Escapó por los pelos de la ejecución gracias a la extradición que le supuso un nuevo internamiento, esta vez en el castillo de Vincennes. Allí escribió sus denuncias contra las prácticas judiciales de la monarquía francesa y su estructura.

En 1778, su único hijo legítimo habido, Victor-Gabriel-Emmanuel, falleció seguido de su hija natural habida con Sophie de Ruffey, Gabrielle-Sophie en 1780. Ese mismo año, recobra su libertad pero siendo asignado a "vigilancia paterna" mediante carta sellada del Rey. En 1782, obtiene gracias a golpes de "Memorias" provocadoras y de transacciones con Monnier, la anulación de la sentencia de Pontarlier. Un año después, demanda judicialmente a su esposa por abandono del hogar conyugal, cuando ésta había finalmente heredado de una gran fortuna, siendo finalmente rechazada dicha demanda, aunque los debates antes los jueces le hicieron célebre por su gran elocuencia. Pasó luego a Suiza donde conoció a Brissot, luego a Inglaterra donde publicó numerosos pamfletos contra las especulaciones del abad d'Espagnac sobre las acciones de la Compañía de las Indias, la Compañía de las Aguas (enfrentándose a Beaumarchais) y denunciando los proyectos del emperador José II sobre las desembocaduras del Escalda.

Honoré-Gabriel de Riquetti, 4º Marqués de Mirabeau (1749-1791); retratado por J. Boze.

En el curso de sus peregrinaciones por las cárceles, escribió obras libertinas bastante malas, pero entre sus escritos más serios recalcamos sus "Cartas a Sophie", una serie de pamfletos contra la economía del Estado y algunos estudios históricos: "Ensayo sobre el Despotismo" publicado en Londres en 1775; "Cartas Selladas y Cárceles de Estado", publicadas en Hamburgo en 1782; así como obras sobre los judíos y la organización de la producción de sal.

diplomático de ocasión

En 1785, partió para Prusia, encargado de una misión por el ministro Calonne, quien pretendía operar un reacercamiento franco-prusiano a instancias del rey Luis XVI. Con él llevaba a su hijo natural, el Sr. Lucas de Montigny, y a su nueva y última amante, la Srta. Henriette-Amélie Van Haren, apodada "Yet-Lie". Federico II estando a las puertas de la muerte, le recibió en Potsdam pero rechazó educadamente su propuesta. A la muerte del viejo monarca, ofreció sus servicios al sucesor y sobrino de aquél, el rey Federico-Guillermo II, al cual escribió una carta abierta en la que proponía el pacifismo y el liberalismo, la gratuidad de la Justicia, el derecho al empleo y a la enseñanza pública. Despechado por la falta de interés del monarca, se vengó publicando una "Historia secreta de la corte de Berlín", sátira del despotismo ilustrado que fue el último escrito quemado en plaza pública durante el Antiguo Régimen. De vuelta a Francia, fue nuevamente amenazado por una carta sellada que el ministro Calonne interceptó a tiempo. Escribió una memoria sobre "Moses Mendelssohn y sobre la reforma política de los Judíos", siendo partidario de la emancipación total, difundiendo las ideas de Dohm, del cual era amigo desde su estancia en Berlin. Deseó participar en la Asamblea de los Notables, celebrada en 1788, pero su candidatura fue rechazada.

Federico-Guillermo II, Rey de Prusia (1744-1797)

diputado del Tercer Estado e ídolo de masas

A
partir de 1789, hizo campaña contra los privilegios en Provenza, convirtiéndole en un personaje altamente popular entre los pobres. Fundó "el Correo de Provenza" y se unió a la Sociedad de los Amigos de los Negros, publicando varios escritos denunciando las injusticias ligadas a los privilegios. En marzo hizo una triunfal entrada en Aix-en-Provence y consiguió apaciguar los tumultos que marcaron el proceso electoral. Elegido diputado del Tercer Estado, tanto por Marsella como por Aix, optó por esta última. En París, intentó sin éxito llegar a un entendimiento con Necker. El 17 de agosto, presentó un proyecto de "Declaración de los Derechos del Hombre" y, el 19 de septiembre, hizo votar la "contribución patriótica", apoyando la nacionalización de los bienes del clero el 2 de noviembre.

Solemne Apertura de los Estados Generales, en Versailles el 5 de Mayo de 1789...

Candidato a los Estados Generales de 1789, fue rechazado por sus pares pero elegido por el Tercer Estado de Aix-en-Provence, pese a su pertenencia al estamento noble. Su llamada a la nación provenzal y sus "Cartas del Conde de Mirabeau" (1789) durante el período en que el conflicto entre las órdenes aún no había estallado, le impusieron como un propagandista de primera fila. Su contestación al marqués de Dreux-Brézé, el 23 de junio de 1789, ( "Diga usted al Rey que estamos aqui por la voluntad del pueblo y que no saldremos que por la fuerza de las bayonetas.." ), acabó por colocarle a la cabeza de los patriotas. Orador brillante, se impuso a los Estados Generales y a la Asamblea Nacional Constituyente de la cual se convirtió en presidente, y dónde intervino en todas las cuestiones de importancia (la Declaración de los Derechos, el Veto Real, la Ley sobre la Declaración de Guerra, la Constitución Civil del Clero, etc.).

Luis XVI, Rey de Francia (1754-1793); retrato según Callet.

las dobleces de Mirabeau

P
artidario de una monarquía constitucional fuerte y de peso, dónde el poder del rey pudiera contrarrestar el de la Asamblea (consiguiendo así un equilibrio político), defendió las prerrogativas reales, entre las cuales el derecho de "veto". A partir de octubre de 1789, entregó al rey una memoria en la que le aconsejaba partir para Rouen. Deseoso de acceder a una cartera ministerial, la Asamblea votó contra él, el 7 de noviembre, un decreto que prohibía la acumulación de los mandatos de diputado y de ministro en la misma persona. A partir de mayo de 1790, aconsejó con regularidad a la corte contra el previo pago de sus deudas (208.000 libras), una pensión mensual de 6.000 Francos y una bonificación de 1 millón al final de la sesión parlamentaria. Apoyó el derecho de paz y de la guerra del rey, pero fue en vano. A partir de entonces, se mostró partidario de medidas extremistas y sometió al rey un ambicioso plan de corrupción y de propaganda, destinado a crear una violenta agitación social. El rey abandonaría entonces París, disolvería la Asamblea y haría un llamamiento a la Nación, llegando incluso a aplastar la capital mediante un bloqueo y la hambruna. Mientras tanto, de cara a la galería mantenía sus discursos liberales ante la Asamblea. Pero Luis XVI desoyó sus consejos.

Honoré-Gabriel de Riquetti, 4º Marqués de Mirabeau (1749-1791)


A
ún combatiendo el absolutismo, Mirabeau era sin embargo un defensor de un poder monárquico constitucional inspirado en el modelo británico. No pudiendo acceder a las carteras ministeriales (el 7 de noviembre de 1789, la Asamblea había votado una ley prohibiendo a los diputados ser ministros), intrigó y se convirtió en el consejero secreto de Luis XVI a partir de mayo de 1790. Pese a sus exhortaciones, jamás fue escuchado y su doble juego fue prontamente denunciado. Pese a todo, su popularidad era aún inmensa cuando le sobrevino prematuramente la muerte el 2 de abril de 1791, sentida ésta como un luto nacional. Su cuerpo fue pomposamente sepultado en el Panteón y retirado en 1793, cuando se descubrieron los papeles del armario de hierro de Luis XVI, probando su familiaridad con los reyes y su percepción de una pensión de manos del soberano.

Sin embargo, y tras una entrevista secreta con la reina, Mirabeau fue acusado de traición y circularon pamfletos contra él, mientras que en el club de los Jacobinos su popularidad empezaba a menguar frente a Maximilien de Robespierre, a quien el sostén popular daba una creciente autoridad moral. Fue elegido, pese a todo, el 21 de enero de 1791, miembro del Directorio del departamento de París, y el 29 de enero, presidente de la Asamblea. Agotado por una vida llena de excesos, falleció el 2 de abril, no sin haber antes recibido con dolor la noticia del suicidio de Sophie de Ruffey.


Antecedentes de los Mirabeau

blasón de los Riquetti de Mirabeau (diseño de Arnaud Bunel)

Los Riquet o Riquetti se asentaron previamente en la pequeña localidad de Digne, antes de que en 1570 Jean Riquetti se hiciera con el señorío y el castillo de Mirabeau, que anteriormente había pertenecido a la antigua familia provenzal de los Condes de Barras.

-Los Riquetti o Riquet de Mirabeau, son originarios de Italia, procedentes de un mercader y fabricante cuya ascensión social, en el siglo XVI, es por lo menos ejemplar: matrimonio noble, nominación al consulado de Marsella y compra de un feudo; los Riquet se hicieron Riquetti, patricios florentinos y primos de los Médicis gracias a falsificaciones genealógicas. Se convierten en condes y luego marqueses de Mirabeau a lo largo del siglo XVII, pronto condes y duques de Caraman, y príncipes de Chimay bajo los reinados de Luis XV y Luis XVI de Francia, entran a formar parte de la alta aristocracia gala.

En 1685, con Honoré de Riquetti, la familia obtiene la erección de su señorío-condado de Mirabeau en marquesado. El hijo de éste, Jean-Antoine de Riquetti, 2º Marqués de Mirabeau, sirvió con distinción en las últimas campañas militares de Luis XIV, distinguiéndose especialmente en la batalla de Cassano (1705), donde fue malherido en la garganta; sin embargo, jamás consiguió ascender más allá del rango de coronel por tener la excéntrica costumbre de hablar a sus superiores con rudeza. Retirado del servicio, contrajo matrimonio con Françoise de Castellane, dejando tras su muerte, en 1737, a tres hijos: Victor, 3er Marqués de Mirabeau (1715-1789) -que fue Gran-Cruz de la Orden de Vasa-, Jean-Antoine, Baílio de Mirabeau -caballero de la Orden de Malta- y el Conde Louis-Alexandre de Mirabeau.