MARIE DE ROHAN-MONTBAZON
DUQUESA DE LUYNES & DE CHEVREUSE
1600 - 1679

LA CONSPIRADORA NATA

Marie de Rohan de Montbazon, nacida en 1600 y fallecida en Gagny en 1679, era la hija de Hercule de Rohan-Guéménée, duque de Montbazon y Par de Francia, gobernador de París y oficial de la Corona, uno de los representantes de la linajuda y poderosa Casa de Rohan -descendiente de los duques soberanos de Bretaña- . Aristócrata francesa de gran e ilustre linaje, debe su celebridad sobretodo a su gran encanto y a sus numerosas intrigas políticas.

Hercule de Rohan-Guéméné, Duque de Montbazon (1568-1654)

Marie es miembro de esa familia de Rohan, procedente de los primeros soberanos de Bretaña, que por ella misma o a través de sus ramas menores, poseyó durante muchos siglos una considerable parte territorial de Bretaña y de Anjou.

Con dieciséis años, su padre acuerda su matrimonio con el encumbrado marqués Charles d'Albert, 1er duque de Luynes (1578-1621), favorito del rey Luis XIII de Francia e instigador del "Golpe de Estado Real" de 1617, que supuso el asesinato de Concino Concini, marqués d'Ancre (favorito y valido de la regente María de Médicis) y la ejecución de la mujer de éste, Leonora Dori Galigaï. El flamante duque de Luynes, entonces Halconero Mayor del Reino, se ha hecho atribuir la fortuna de los Concini y acumula los títulos: primer gentilhombre de cámara del Rey, capitán de las ordenanzas del Rey y de La Bastilla, teniente general de Normandía, duque y Par de Francia (por cartas patentes registradas en 1619) y gobernador de Picardía. Tiene la entera confianza del soberano, que le ha prometido convertirle en su primer ministro (pero nunca lo hará), y mete mano en los asuntos del Estado. Sin embargo, lejos de parecerse al tan eficaz y previsor duque de Sully, ministro de finanzas de Enrique IV, Luynes es un lerdo en materia política. Se muestra imprudente y torpe de cara a los protestantes, restableciendo por la fuerza el catolicismo en el Béarn, recientemente incorporado al reino.

Marie de Rohan-Montbazon, Duquesa de Luynes y luego de Chevreuse (1600-1679); grabado de Daret.

La joven Marie de Rohan-Montbazon, con sus tiernos 16 añitos, es pues llevada ante el altar por su padre para casarse con un señor de 22 años mayor que ella. Su opinión, obviamente, cuenta menos que los intereses comunes de su padre y de su futuro esposo: dinero, poder, influencia e ilustre alianza de sangre. La chiquilla se ve reducida a ser el mero peón de esos dos hombres, como todas las hijas de buena familia. La unión se celebra pues en 1617, pero no será hasta 1620 que la joven duquesa de Luynes, finalmente encinta, da a luz a su único heredero varón para perpetuar el linaje de su marido: Louis Charles d'Albert (1620-1690), futuro 2º duque de Luynes, personalmente apadrinado por el rey ante la pila bautismal.

Luis XIII, Rey de Francia y de Navarra (1601-1643); retratado en 1622 por el artista Dumonstier

Dada la posición de su padre y de su marido, Marie de Rohan es nombrada dama de honor y, pronto, superintendente de la Casa de la reina Ana de Austria, esposa del rey Luis XIII, y ocupa como es debido un puesto en la corte francesa. Pronto se convertirá en la íntima amiga e inseparable confidente de la soberana, mientras ésta conserve su corazón de princesa española.

En cuanto al duque de Luynes, su política represiva provoca la entera sublevación de la provincia del Béarn en 1620. En la esperanza de recobrar la popularidad, el duque decide llevar personalmente la campaña de pacificación contra los insurrectos y, en 1621, consigue que el rey le nombre condestable de Francia. Después de haber tomado exitosamente las plazas de Saumur y de Saint-Jean-d'Angély, fracasa estrepitosamente ante la ciudad asediada de Montauban (1621). El condestable fallece oportunamente de fiebres en el momento en que Luis XIII, descontento, se disponía a relevarle y exiliarle en sus tierras.

Charles, Marqués d'Albert y 1er Duque de Luynes (1578-1621), Gran Condestable de Francia; grabado de Montcornet

Viuda y con un niño de corta edad a cargo, la joven duquesa de Luynes cuenta entonces tan solo 20 años, apenas 21. Como los buenos partidos abundan en la corte, aunque sean solteros ya maduros, la duquesita encuentra buena la idea de matrimoniar por segunda vez, concediendo su mano al príncipe Claudio de Lorena, duque de Chevreuse (1578-1657), miembro de la poderosa Casa Ducal de Guisa (hermano del 4º duque de Guisa), y se casan en 1622 (21 de abril).

Lo más curioso es que su 2º marido es de la misma quinta que el primero, ya que ambos han nacido el mismo año (1578). Él le dobla la edad ya que tiene 44 años, y ella 22. A ese inconveniente, le suplen ventajas: es duque y par, tiene extensas tierras, es rico y, además, procede de una ilustre casa.

Dos años después, en 1624, ya anda encinta otra vez y da a luz a una hija. En 1627 y 1631 vendrán dos niñas más, pero ni un solo heredero varón. De las tres niñas, dos serán religiosas:
-Anne-Marie de Lorena, Abadesa de Pont-aux-Dames (1625-1652)
-Charlotte de Lorena (1627-1652); falleció soltera después de estar a punto de casarse con el Príncipe de Conti. Fue la amante del cardenal de Retz.
-Henriette de Lorena, Abadesa de Jouarre (1631-1693)

el Príncipe Claude de Lorena, Duque de Chevreuse (1578-1657); retratado por Van Dyck

El mismo año de 1622, Marie de Rohan es expulsada de la corte por el rey Luis XIII. El asunto no es baladí: la duquesita empujó a la reina a participar en una alocada carrera por los corredores del Palacio del Louvre; fatalmente, Ana de Austria tropezó y cayó de mala manera, estando encinta de 6 semanas y, en consecuencia, abortó. Gracias a la intervención del duque de Chevreuse, usando de su influencia, Marie pudo verse reintegrada a la corte un tiempo después...

En la corte, a la joven y flamante duquesa de Chevreuse le otorgan el apodo de "la Chevrette" (la Cabrita), pero es una mujer de carácter, ávida por ejercer su influencia sobre los acontecimientos políticos de su tiempo. Tal es su ambición que en todos los complots que se forjan, su nombre sale a relucir una y otra vez. Se ha convertido en el enlace de la reina Ana con la corte de Madrid, en la portadora de sus misivas secretas, en su espía, en su agente doble.
Inútil y tedioso sería enumerar cada una de las conspiraciones en las que estuvo implicada bajo los ministerios de Richelieu y de Mazarino. Es una intrigante nata, y las conspiraciones en las que toma parte la hacen sentirse viva e importante. Pero es finalmente descubierta e inculpada, y el cardenal de Richelieu, aunque bastante galante con las damas, no suele hacer diferencias de sexos cuando se trata de la seguridad del Estado y de la Corona. Es sucesivamente exiliada en Lorena, en Touraine y hasta le dan unas vacaciones forzadas en España. La última vez en que es nuevamente descubierta, no duda en huír a lomos de su caballo, disfrazada de hombre, esquivando a los guardias que han venido a apresarle.

Ana de Austria, Infanta de España, Reina de Francia y de Navarra (1601-1666)

Sin embargo, sus relaciones con la reina Ana se enfriarán paulatinamente cuando ésta se queda viuda de Luis XIII, y se convierte automáticamente en la regente de Francia durante la minoría de edad de su joven primogénito Luis XIV en 1643. La soberana ha dejado de lado su añoranza y afecto por España y su hermano Felipe IV, para encargarse de su misión. La época de las conspiraciones y filtraciones de secretos de Estado con la corte de Madrid ha pasado a mejor vida, Ana de Austria se siente responsable del destino y del futuro de la corona de su hijo, que ya se tambalea al estallar la "Fronda".

El hábil cardenal Mazarino la utilizará como negociadora entre él y los príncipes rebeldes durante la "Fronda de los Príncipes". Será el último papel relevante que desempeñará la duquesa de Chevreuse.
Cuando en 1660 Luis XIV asume sus prerrogativas, al decaer la salud del cardenal, la duquesa de Chevreuse tiene que adoptar una conducta más tranquila. El monarca no tolera a los conspiradores, sean del sexo que sean.

Viuda nuevamente en 1657, la duquesa de Chevreuse se dedicará exclusivamente a los intereses de su hijo y de su hija (dos de las tres fallecerían en 1652). Obtendrá de Luis XIV que el ducado de Chevreuse (tan solo transmisible de varón a varón), sea transferido a favor de su hijo el 2º duque de Luynes, y para su descendencia, asi como todas las posesiones y señoríos inherentes al título, lo que no es poco.

Marie de Rohan-Montbazon, Duquesa Vda. de Chevreuse (1600-1679)

Nota:

La duquesa de Chevreuse y de Luynes intervino activamente en los siguientes acontecimientos:

-El "Asunto Buckingham" (1623-1624), siendo la principal instigatriz junto con su amante, Lord Holland.

-La "Conspiración de Chalais", organizada por su amante, el conde de Chalais en 1626.

-Las negociaciones entre el Duque de Lorena y el Rey de España, llevadas a cabo por su amante, Charles de L'Aubespine, marqués de Châteauneuf, en 1633.

-Intercambios secretos de correspondencias entre Ana de Austria y su hermano Felipe IV de España.

-La "Conspiración del Conde de Soissons" en 1641.

-y, finalmente, en la "Cábala de los Importantes" dirigida contra el Cardenal Mazarin en 1643.

(Continuará...)